miércoles, 30 de mayo de 2007

CONVERSA Sobre Nosotros en el otro...

.
Sobre Nosotros en el otro...

Carmen dijo...

A veces, aún entendiendo a la perfección todo ese planteamiento es inevitable sentirse perdido emocionalmente.
(...)

Joaquín dijo...

Tal como lo entiendo, la emoción tiene un imperio claro sobre el pensamiento. Por este mismo motivo, no así al contrario. Según lo percibo, las emociones son un fenómeno físico, algo corporal. Es cierto que el cuerpo tiene una relación directa con la mente (si quieres puedes llamarla “cerebro”), pero es principalmente a través de los estratos más profundos.

Por eso, por mucho que pensemos o que decidamos, la emoción parece que vaya por otro camino, contradiciendo a veces nuestras razones.

El proceso es así: las circunstancias mueven las emociones, las emociones mueven el pensamiento. ¿Cómo recorreremos el camino de vuelta? Según algunas filosofías y prácticas orientales la mejor manera es a través del conocimiento directo del cuerpo, o sea conocer sus reacciones y movimientos sutiles.

Aparte de las filosofías orientales, el neurofisiólogo portugués Antonio Damasio, en su libro El error de Descartes, estudia la relación entre el pensamiento, el cuerpo, y la emoción.
.
ADENDA VESPERTINA

Damasio concluye que la comprensión es racional o cerebral, pero la decisión es corporal.

Para algunas escuelas de meditación el principio y el objetivo de todas nuestras acciones son las sensaciones corporales por muy sutiles que puedan ser. Apetecemos los logros (materiales, sociales o de la índole que sean) por las sensaciones que nos provocan.

1 comentario:

juanaragon dijo...

¿Y si las emociones estuvieran antes que las circunstancias, empujándolas? Digo, pero no estoy muy seguro.