sábado, 30 de junio de 2007

COMO UN MANTRA O LETANÍA


Muchas personas habrán sentido conmigo que un pensamiento se apodera de la mente enseñoreándose de ella a su antojo. ¿Dónde queda entonces la voluntad? ¿Qué se hizo luego de nuestra libertad personal?

Ese pensamiento puede ser de muy distintas índoles, pero nosotros tendemos a juzgarlo bajo el signo del más o del menos.

Buscamos lo que nos halaga. No podemos escapar de lo que nos acosa. Tratamos de rechazar lo que nos obsesiona en la misma medida que se nos repite en la mente como un mantra o una letanía.

Déjalo pasar. No luches. Contempla. Deja que el dardo en tu herida destile la ponzoña, que bien atendida no es más veneno que agua del olvido.

3 comentarios:

juanaragon dijo...

Oye, para comenzar todas mis mañanas siempre te leo. A veces das en la tecla, justito, con lo que me está pasando. Gracias por tu generosidad.

Carmen dijo...

A mí me pasa como a Juan, creo que ya te lo he dicho en algún comentario. Y digo yo que....mira que nos acostumbramos pronto a las cosas, ya llevamos tres días sin poder leer actualizaciones y se hace raro.

Espero que esta ausencia sea por un descanso deseado, que no obligado.

J. A. Montano dijo...

El amigo Weil está de vacaciones playeras. Ayer hablé con él y se encuentra estupendamente, gozando de sus zambullidas.