jueves, 6 de septiembre de 2007

EL LIBRO DE LOS DONES


Hay un libro enterrado en nuestra mente. Debemos descubrir y de leer con atención ese libro que dice las verdades.

2 comentarios:

juanaragon dijo...

Vos escribes una cosa así, crees que es muy fácil. Y yo me quedo pensando todo el día en esa frase.

Joaquín dijo...

Dice usted, siendo escritor, que la entrada de hoy le deja pensando, y esta noticia también, si es que no la conocía. Sabe que es truco de novelista, como Cervantes con su Quijote, adjudicar el invento a un manuscrito hallado en algún lugar o a las confidencias o confesiones de algún aventurero. En el budismo tibetano existe la tradición de los “tertons”. Son personas que encuentran libros escondidos. Suele tratarse de manuscritos valiosos que sus copistas o creadores han escondido en sitios seguros para preservarlos a lo largo de los siglos. Se dice que los tertons los descubren de un modo intuitivo, o mágico que diríamos nosotros. Si ya de por sí estos hechos pueden parecernos fabulosos, todavía hay una vuelta de tuerca en esta supuesta habilidad: hay tertons de la mente. Es decir, personas que descubren libros escondidos en “la Mente”, así con mayúsculas, y entienda por “la Mente” lo que usted quiera. Lo hacen a través de la concentración. Esos libros se supone han sido “escritos” por sabios o maestros de varias generaciones atrás. Una cualidad parecida se le supone al célebre sabio indio contemporáneo Krishnamacharya que, a decir de él, escribió libros dictados por sabios que habían vivido hacía siglos. Krishnamacharya murió en el siglo pasado a los 103 años de edad. He aquí un antigua película de sus ejercicios.

http://en.wikipedia.org/wiki/Terton

http://www.youtube.com/watch?v=cd_eTupTCbI